Importancia de la posición del portero de fútbol

En un equipo de fútbol el portero tiene la posición más difícil. Cuando para o desvía un balón se considera que está cumpliendo con su función, pero si le marcan un gol, normalmente da la sensación de que podría haber hecho algo más para evitarlo.
El rol del portero se caracteriza por su función en la intercepción del balón al proteger su portería y en el resultado influyen la habilidad, técnica, rapidez y desplazamiento del portero en el momento de cubrir la portería. La posición que adopte durante el partido involucra acciones ofensivas como los saques o pases y acciones defensivas. Las acciones defensivas son mucho más específicas ya que vienen iniciadas por una fase previa donde se consideran aspectos relacionados con la toma de decisiones.
Para poder ponerse unos guantes de portero, hay que tener mucha personalidad y seguridad en uno mismo, ya que aunque sea un deporte de equipo muchas veces tiene que tomar decisiones solo y en el mismo momento. Si un portero duda y se queda a mitad de camino entre quedarse en la línea de meta o salir, puede darse el caso de que la portería quede descubierta dejando más posibilidad a que le marquen un gol. Para que el portero pueda ejercer su función con el mejor resultado y el partido se desarrolle sin imprevistos, el portero tiene que tener una comunicación constante con su equipo, especialmente con su defensa ya que son los que pueden ayudarle en el momento de defender la portería.
Para que un portero pueda desarrollar su función de la mejor manera posible es importante que tenga una buena potencia de piernas que le permita despegar y dar un buen salto para agarrar el balón y una vez tenga el balón en la mano podrá iniciar el ataque siempre y cuando tenga a sus jugadores cerca y sepa distribuir el balón.
A los porteros no se les obliga a permanecer en el área de meta. Pueden involucrarse en el juego en cualquier parte del campo y actuar como defensa en ciertos momentos, pero no tienen que dejar de tener un ojo puesto en la portería en todo momento.
Para que durante el partido el portero pueda centrar toda su atención en defender la portería y no haya ningún imprevisto que influya en su concentración es importante que lleven cierta equipación específica. Como requisito de la FIFA, se exige que su uniforme sea claramente diferente para que se distinga y destaque sobre los otros jugadores, aunque normalmente se permite utilizar vestimenta o pantalones con acolchado y un equipo protector como unos guantes para un mejor agarre del balón y evitar lesiones articulares.
Lo importante es que el portero centre toda su atención en defender la portería y no pierda la concentración durante el transcurso del partido para así poder aplicar la técnica y estrategia aprendida durante los entrenamientos.