Andrés Iniesta

Ida de los cuartos de final de la Copa de Europa, el pasado mes de abril. La Juventus de Turín cede la pelota y los metros al Barcelona de Leo Messi. Neymar llega a la eliminatoria elevado por su nuevo estatus futbolístico, el que le encumbra como factor fundamental en la creación de ventajas, dentro de un 3-4-3, pero el brasileño no comparece y es el argentino el que asume la responsabilidad de recibir y crear ventajas por mera calidad individual. El rival le espera con mucho tiempo para ajustar, pues Leo no tiene socios. La situación es sumamente complicada y aún perdiendo 3-0, Messi demuestra nuevamente quién es y qué supone. Como también se demuestra que durante todo este 2017 no ha podido verse y construir cosas juntas con su querido Andrés Iniesta.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Aquel partido puso frente al espejo no solo al Barcelona sino a uno de los problemas que Luis Enrique Martínez desde la pizarra y André Iniesta con su rendimiento no han podido solucionar: que la ventaja la originara un centrocampista. Esta particularidad, que ha obligado a Messi y Neymar recibir pases de los defensores para iniciar la primera de las ventajas, ha negado al Barça un dominio que por momentos le interesaría tener para llevar a buen puerto la final de Copa del Rey que esta noche le enfrentará al Alavés de Pellegrino en el Vicente Calderón. Sin Luis Suárez, sancionado, el Barça respiraría aliviado si hoy Iniesta es la mitad de lo que fue hace un año, ante el Sevilla.

Porque Andrés Iniesta es el único centrocampista puro de la plantilla del Barça que tiene dentro, por talento y memoria, un partido en el que sus decisiones se conviertan en discurso. El Alavés no es la Juve en términos de calidad defensiva e individual pero viste el mismo traje. Es un equipo ordenado, de buen nivel físico, tanto en volumen como en resistencia. Es solidario y defiende junto, normalmente muy atrás, reduciendo espacios, y desde lo estilístico, el partido le pediría al Barça algo más que una arrancada. Esto plantea a los culés el reto de tener ideas sobre el campo y si el sistema no ha mostrado una desde la que competir, Iniesta y Messi pasan por ser los que ganan partidos decorando a su equipo como si tuviera uno.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
El Barça va a volver a enfrentar un contragolpe rival de mucho nivel, especialmente en la zona por la que Messi parte. Theo Hernández por la izquierda da significado a un robo y a una circulación confusa de sus rivales. El Barça juega una nueva final y no hay demasiado tiempo para pensar en algo muy concreto, sino en mirar a sus futbolistas. Andrés Iniesta ha cuajado una temporada realmente discreta pero sigue teniendo la llave, puede que inesperada por Pellegrino a la hora de generar atenciones al ’10’ y al ’11’, para levantar una nueva Copa del Rey. El de Fuente albilla no puede ser el de Turín. Y sin Luis, el Barça va a pedirle que sea el que resultó memorable hace un año.